Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

A estas alturas del año (y más en uno como este), las vacaciones se perfilan como una necesidad. Unos días de desconexión, diversión y planes en familia es lo que nuestro cuerpo y mente demandan. Pero, con un bebé en el equipo, ¿cómo organizarse para que las vacaciones sean, de verdad, un tiempo de relax y disfrute?

Planificación, artículos que nos faciliten la vida y anticipación a los problemas serán algunas de las claves para aprovechar al máximo nuestro periodo vacacional… y no convertir esos días de desconexión en jornadas agotadoras. ¿Preparados? ¡Nos vamos de vacas!

vacaciones familia

La importancia de organizarse bien

El éxito de unas vacaciones en familia, especialmente con un bebé, reside en la organización. Cuanto más planificado tengamos el viaje antes de salir de casa, mejor se desarrollarán los días (todo, buscando un equilibrio: se trata de ponernos las cosas fáciles, no de estresarnos en exceso y programar cada minuto).

La elección del destino

La cuestión que marcará las vacaciones, pues no es lo mismo alquilar un apartamento en la costa que viajar al pueblo o a una capital europea. En cualquier caso, lo esencial será anteponer la tranquilidad y bienestar del bebé: asegurarnos de que el destino elegido cuenta con playas accesibles y seguras, optar por alojamientos baby friendly que dispongan de todo lo indispensable para el peque –así nos evitamos viajar con equipaje de más–, comprobar que hay centros de salud u hospitales cerca para acudir rápidamente si se da el caso…

vacaciones familia

En resumen, se trata de escoger un lugar donde toda la familia se pueda sentir como en casa por unos días y donde el bebé pueda disfrutar, pero también mantener sus rutinas en la medida de lo posible. Así estará más cómodo y eso redundará en la tranquilidad y felicidad de todos.

La documentación

Para evitar sustos en aeropuertos o trenes, será importante asegurarnos de que tenemos toda la documentación en regla (sin DNI caducado, por ejemplo). Asimismo, en vuelos internacionales, nuestro bebé tendrá que llevar su propio (y enternecedor) pasaporte, por lo que habrá que tramitarlo con tiempo.

El coche, a punto

vacaciones bebe

Si vamos a viajar en coche, conviene comprobar con tiempo que tenemos todo lo necesario para realizar un trayecto largo con el peque a bordo. Los niños de hasta cuatro años deben viajar a contramarcha y en un sistema de retención homologado a su edad. De igual modo, será importante tener a mano todo lo imprescindible para amenizarle el viaje (algún juguete, ropita adecuada para la temperatura del vehículo, agua o algún tentempié si ya ha iniciado la alimentación complementaria…)

Asimismo, será conveniente parar cada dos o tres horas para que el chiquitín se oxigene, cambie de aires y dé un pequeño paseo.

Kit básico de “supervivencia” vacacional

Un riesgo que corremos al viajar con un bebé es el de ser excesivos al preparar el equipaje. Para no convertir las vacaciones en una mudanza, podemos comprar los pañales, alimentos y demás artículos del día a día allá donde vayamos, así como utilizar la cuna o bañera del hotel (de ahí la importancia de seleccionar un alojamiento que cubra nuestros requerimientos).

En cambio, será muy útil incluir en las maletas algunos artículos especialmente pensados para acompañarnos en nuestras escapadas con un bebé.

Bolsas para esterilizar

vacaciones familia

Un accesorio que no ocupa espacio y que facilita mucho el día a día con un peque de viaje (es de esos productos que, después de usarlo, te preguntas “¿cómo hemos vivido hasta ahora sin él?”): las bolsas para esterilizar de Dr. Brown’s, aptas para el microondas.

Son rápidas y fáciles de emplear, y sirven para esterilizar los componentes del biberón (tetinas, piezas internas…) y otros accesorios, como chupetes. Sin BPA, eliminan el 99,9 % de la mayoría de bacterias y gérmenes domésticos. Además, son reutilizables.

Alimentador antiahogo de silicona

Si las vacaciones coinciden con el inicio de la alimentación complementaria (a partir de los seis meses), el alimentador antiahogo de silicona de Dr. Brown’s será en un básico en la maleta.

alimentacion bebe

Su bulbo de silicona está adaptado al tamaño su boca y se ha diseñado para contener alimentos frescos y congelados, lo que lo convierte en un accesorio muy útil para refrescar a los peques en verano. También, es perfecto para usar como mordedor y se puede esterilizar en las bolsas para microondas de Dr. Brown’s.

Vasos para mantener la hidratación

En verano, hay que prestar especial atención a la hidratación de los bebés. Los mayores de seis meses ya pueden empezar a tomar agua, y el proceso será muy divertido y fácil si cuentan con un vaso adaptado a sus necesidades.

vacaciones familia

Dr. Brown’s cuenta en su catálogo con opciones de aprendizaje para todos los gustos: con pajita o sin ella (perfectos para las primeras excursiones, viajes en coche o días de playa), para mayores de nueve meses, para los que quieren beber sin boquilla como los mayores o para los que ya han cumplido un año y llevan en su vaso térmico sus bebidas fresquitas.

Más vale prevenir…

… que curar, también en vacaciones. Con un bebé en casa, tenemos que ir un paso por delante y anticiparnos a sus demandas y problemas. Esto, llevado a los viajes, se traduce en varias cosas que hemos de tener en cuenta:

  • La protección solar. Si el infante tiene menos de seis meses, debemos evitar la exposición directa al sol, colocándolo a la sombra y vistiéndolo con sombreros y ropita que lo cubra. Cuando empiece la exposición directa (cuando comience a gatear o caminar será difícil mantenerlo quieto en la sombra), podemos optar por un protector solar adecuado a su piel y edad.

vacaciones familia

  • La ropa. Debemos elegir, mucho más en vacaciones, cuando pasamos más tiempo fuera de casa, prendas con tejidos ligeros y respetuosos con la piel del bebé, como algodón o lino. ¿Un truco? Cortar las etiquetas de toda la ropita para evitar rozaduras en su delicada epidermis.
  • La hidratación. Los bebés no saben decirnos que tienen sed, por lo que será muy importante adelantarnos a su deshidratación y ofrecerles agua y otros líquidos aptos para su dieta antes de que nos la demanden.

Con una buena organización, cooperación en familia y especial atención a las necesidades del peque (un novato en eso de salir de vacaciones), este periodo de descanso será tan divertido como inolvidable.

Imágenes | Dr. Brown’s, Unsplash – Jessica Rockowitz, Nikola Radojcic, Inesa Cebanu