Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Quizá fue una decisión de última hora, o quizá lo tenías claro desde el principio. Puede venir motivada por tus circunstancias, o por problemas que han ido surgiendo. Hay mil y una razones por las que puede ser, pero si has elegido dar el biberón, es importante que tengas claras una serie de pautas que te ayudarán a que alimentes a tu peque de la mejor forma posible, con seguridad y garantías.

Elegir el biberón que mejor se adapte a tu peque

Puede que parezca algo disparatado a priori, pero si este no es tu primer rodeo seguramente sepas a qué nos referimos. La mayoría de los bebés prefiere un biberón a otro. Es así. Al igual que cualquier otra persona, tienen sus gustos.

La tetina es algo muy particular. Tiene que tener el tamaño justo para que el flujo que permita pasar sea el adecuado, ni muy caudaloso ni demasiado escaso, ya que tu peque se terminará atragantando o frustrando por no obtener una buena cantidad, respectivamente.

Aquí el mejor consejo que podemos dar es que pruebesDr. Brown’s tiene una gama muy amplia de biberones, diseñados para contribuir a evitar cólicos, gases y reflujo gracias a su sistema exclusivo de ventilación interna que evita que el aire entre en contacto con la leche y contribuye a minimizar la oxidación de las vitaminas A, C y D presentes en ella.

Lifestyle Options Wide Neck O16a5687

Además, cuenta con dos formatos de tetina de silicona: una para biberones de boca ancha y otra para biberones de boca estrecha. Las tetinas de boca ancha son más flexibles en la zona superior y se van haciendo más firmes en la base, para que el agarre sea lo más cómodo posible. Las de boca estrecha ofrecen un diseño similar pero algo diferente, y ahí será tu bebé quien te elija cuál le resulta más adecuada.

En cuanto al formato de biberón, Dr. Brown’s nos presenta dos opciones distintas, como veíamos con las tetinas. Los biberones de boca ancha cuentan con una tetina más similar al pecho materno, lo que los hace ideales si queremos mantener una lactancia mixta y tratar de evitar la confusión tetina-pezón. Por otro lado, los biberones de boca estrecha son algo más tradicionales y, al igual que los de boca ancha, están también fabricados sin BPA, ftalatos, plomo ni PVC.

Cómo preparar el biberón

Una vez hayáis dado con el biberón perfecto, es esencial que sepamos prepararlo bien. De hecho, y sin ánimo de ser alarmistas, la salud de tu bebé puede verse afectada si no preparas bien el biberón. Por eso, debemos seguir las instrucciones que nos dé el fabricante de la leche artificial.

Lifestyle Options Wide Neck O16a6042

Generalmente, la mayoría de las leches tienen una proporción de un cacito por 30 ml de agua. Podemos utilizar agua mineral pero, en cualquier caso, lo importante es que esté a una temperatura de al menos 70ºC para que pueda eliminar cualquier microorganismo que pueda contener la leche en polvo.

Los cacitos tienen que ir rasos, nada de echarlos con copete pensando que puede alimentarle más. Puedes provocarle desde estreñimiento a problemas más graves de salud. Del mismo modo, no eches menos cantidad de la estipulada, porque no alimentarás lo suficiente a tu bebé y se llenará, pero de una leche aguada que no le aportará todo lo necesario.

Durante los primeros meses, también es importante que esterilicemos bien el biberón —y siempre, por supuesto, que nos lavemos las manos antes de ponernos a prepararlo— y las superficies en las que vayamos a trabajar.

El método Kassing

Lifestyle Options Narrow O16a4325

Con nuestro biberón preparado, cogemos a nuestro bebé, lo recostamos en nuestro regazo y… Así es como hemos visto dar biberones en todas partes, desde casa hasta en la ficción de películas y series, pero lo cierto es que esta manera de alimentar a nuestro peque le hace más difícil gestionar la succión y su propia saciedad, y puede hacer que se empache.

El método Kassing es una manera de dar el biberón que tiene muchas más ventajas. Persigue que nuestro bebé gestione la toma de la misma manera que lo haría si estuviera mamando. Solo tenemos que incorporarlo un poco y ofrecerle el biberón de modo que quede horizontal. Tendrá que trabajar un poco más para conseguir la leche, como lo haría de manera natural, pero también regulará mejor cuánta toma, finalizando cuando él considere que está lleno.

Al inicio de la toma, podemos hacer lo mismo que si estuviera mamando del pecho, tocándole los mofletes, la naricita o la boca para activar su instinto de búsqueda. No le introducimos la tetina en la boca, sino que permitimos que sea él quien la busque y se enganche.

Por tanto, es un buen método para alimentar a tu peque si estás en una lactancia mixta, ya que ayuda a reducir la confusión tetina-pezón, pero también es ideal para dar el biberón a los peques que se alimentan de manera exclusiva de leche artificial porque les permite ser ellos quienes controlen la toma y la ingesta de leche según sus necesidades.

Las crisis de lactancia… ¿también con biberón?

Lifestyle Options Narrow O16a7246

Una de las preguntas más habituales que se suelen hacer madres y padres que alimentan con biberón a sus bebés es esta. Y la respuesta es sí, rotundamente. Los bebés que toman leche artificial también tienen crisis de lactancia.

Las crisis de lactancia, también llamadas brotes de crecimiento, son lo que su propio nombre indica. Momentos a lo largo de los primeros 24 meses de vida de nuestro bebé en el que lo veremos inquieto, peleándose incluso con el biberón —o el pecho—, llorando e incómodo. Estamos programados para tener estas crisis, ya que tienen un fin muy claro y se dan en momentos muy concretos: cuando el bebé necesita que la producción de leche materna aumente y se adapte a su ritmo de crecimiento. Y la naturaleza aquí no distingue si estamos dando pecho o biberón.

Serán épocas en las que el bebé esté muy demandante y pida tomas con mucha más frecuencia. Al igual que una lactancia materna, la lactancia artificial también debe ser a demanda. Lo que significa que debemos ofrecerle siempre que pida y que sea él quien gestione cuánta leche toma.