Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Dejar atrás las vacaciones cuando llega septiembre no siempre es fácil. Lidiar con las necesidades de nuestro bebé, con la vuelta al trabajo, con la organización del hogar y, después de todo, intentar mantener intacta nuestra actitud relajada para la ‘rentrée’ puede convertirse en todo un reto.

Ahora que es tiempo de recuperar hábitos y rutinas, también es el momento en el que más escuchamos hablar sobre el llamado «síndrome postvacacional». Una sensación que no solo afecta al rendimiento en el trabajo, sino que también puede presentarse en nuestra forma de asumir tareas que ya teníamos más que implantadas antes de las vacaciones, como pueden ser las coladas, el ejercicio diario o la esterilización de los productos de nuestro bebé.

El estrés y el cansancio de estas primeras semanas de rutina no siempre es algo que podamos controlar. Sin embargo, sí que tenemos claro que no puede hacer que desatendamos la higiene en los objetos que utilizan a diario nuestros peques. Por suerte, la amplia gama de productos de esterilización y limpieza de Dr. Brown’s nos ofrece diferentes soluciones rápidas y sencillas de usar para facilitarnos este proceso.

Por qué es importante prestar atención a la higiene de los productos de bebé

A medida que nuestro bebé crece, cada vez son más los objetos que forman parte de su día a día. Chupetes, mordedores, biberones, tetinas o vasos son solo algunos de los elementos que los peques se llevan a la boca prácticamente a diario. Hábitos que coinciden precisamente con los momentos en los que son más propensos a infecciones, que a veces se traducen en catarros, malestares en el sistema digestivo o problemas más graves.

Aproximadamente, el sistema inmunológico de los bebés no se desarrolla hasta que cumplen los dos años. Razón por la que, tradicionalmente, las mamás y abuelas de antaño tenían la costumbre de esterilizar los objetos en agua hirviendo o en el lavavajillas. Hoy en día tenemos más información y sabemos que la exposición gradual a gérmenes y bacterias es lo que va a fortalecer a nuestros peques y que no debemos ser tan radicales en la desinfección.

No obstante, durante los primeros meses de vida de nuestros hijos tenemos que ser mucho más precavidos. Es un período en el que todavía no pueden enfrentarse a ciertos gérmenes con los que convivimos a diario, como los que se encuentran en nuestras manos, en las superficies del hogar o en algunos alimentos frescos. Por eso, se recomienda establecer ciertos protocolos de higiene en torno a los 4-6 meses e ir generando una exposición gradual a medida que pasa el tiempo.

Limpieza y esterilización: el mantra para edades tempranas

La limpieza y la esterilización es casi un mantra que debemos aprendernos cuando tenemos un recién nacido en casa. Dos pasos que van directamente relacionados y que nos ayudarán a prevenir problemas como infecciones o enfermedades repentinas, sobre todo ahora que empieza la cuenta atrás para la llegada del frío.

Dr. Brown’s, a la vanguardia en las necesidades de nuestros peques, no solo cuenta con multitud de productos adaptados a las diferentes etapas del bebé, como chupetesbiberonesmordedorescepillos de dientes o accesorios de lactancia. También ha sabido desarrollar 5 soluciones diferentes para facilitarnos la labor de limpieza y esterilización, aptas incluso para usar en casa o para hacer alguna escapada y apurar los últimos días de verano.

Esterilizador de microondas

Hasta cuatro biberones son los que se pueden esterilizar al mismo tiempo en esta solución de Dr. Brown’s. Resulta una alternativa perfecta al «engorro» que suponía para nuestras madres el proceso de hervido y nos permite, en apenas unos minutos, eliminar cualquier tipo de bacteria o germen en los objetos de nuestro peque. Viene además con unas pinzas para manipular los productos una vez esterilizados, que deberemos tratar con sumo cuidado durante el tiempo de enfriamiento para evitar su contaminación.

Bolsas para esterilizar

Son el sustituto perfecto a los esterilizadores cuando estamos fuera de casa. Estas bolsas se caracterizan por ser un método limpio, rápido y fácil para eliminar bacterias, con una efectividad del 99,9 % sobre los gérmenes domésticos.

En cada caja de producto, podemos encontrar 5 bolsas, y cada una permite hasta 20 usos seguidos antes de desecharlas. Con un poco de agua y un microondas a mano, podremos mantener impolutos los biberones, chupetes, tetinas o piezas de ventilación interna.

Escurrebiberones

Cuando terminamos de limpiar y esterilizar los objetos de nuestro bebé, también es fundamental utilizar un espacio adecuado para su secado. El escurrebiberones de Dr. Brown’s es muy buena opción para evitar la contaminación accidental de biberones, tetinas, mordedores y demás elementos. Además, se puede plegar y guardar fácilmente, es apto para lavavajillas e incluye una base con plataforma de secado que dispone de una bandeja para recoger el agua sobrante.

Cepillo de limpieza para biberones

Llegar hasta todos los rincones de cada biberón para su completa higiene es fundamental, pero se hace bastante difícil si lo hacemos con un estropajo convencional. En el cepillo de limpieza para biberones de Dr. Brown’s encontraremos una combinación de esponja con cerdas que nos brinda la oportunidad de extraer la suciedad de biberones y tetinas de forma minuciosa.

Cuenta, además, con un mango ranurado que evita resbalones y una ventosa en el extremo, muy cómoda para mantener el cepillo pegado cerca del lavabo y evitar que entre en contacto con otras superficies.

Cepillo de limpieza multiusos

Además de la opción específica para biberones, Dr. Brown’s cuenta también con este cepillo de limpieza multiusos, pensado para diferentes recipientes y objetos cotidianos del bebé. Es una alternativa de lo más interesante porque nos puede servir para múltiples envases y porque su forma curva es ideal para sanear a fondo las zonas más difíciles.

Además del área de las cerdas, tiene un mango redondeado en la base, que es muy cómodo para objetos más pequeños, como las tetinas. Desde luego, una herramienta muy adecuada si somos de la filosofía de «menos es más».

Qué más podemos hacer para garantizar la higiene de los objetos del bebé

Las soluciones de Dr. Brown’s son excelente aliadas para la limpieza y esterilización de los productos básicos del bebé, pero también hay otros momentos en los que los peques corren el riesgo de exponerse a gérmenes. La suciedad en juguetes, suelos o en nuestras propias manos, sumada a la tendencia de los peques a llevarse todo a la boca conforman la ecuación perfecta para que se produzcan infecciones no deseadas. Por eso, podemos poner en práctica algunos trucos:

  • ·Lavado continuo de manos. Es casi una obviedad en los tiempos que corren, pero es importante lavar tanto nuestras manos como las de los peques de forma continuada. En el caso de los bebés, no es recomendable utilizar gel hidroalcohólico porque puede resultar perjudicial para su delicada piel. En caso de emergencia, es mejor llevar siempre encima toallitas húmedas.
  • Limpieza de suelos y superficies. Especialmente en la etapa en la que empiezan a recorrer y descubrir la casa, es importante mantener a raya la limpieza de suelos. Para esto, nos podemos ayudar de los robots aspiradores disponibles en el mercado, que realizan un aspirado de suciedad automático e, incluso, en algunos casos pueden hacer también el fregado.
  • ·Agua caliente para la ropa y los peluches. Es importante prestar atención a los juguetes que utiliza nuestro bebé y, si son peluches, no debemos olvidar darles un lavado de vez en cuando. Lo mismo ocurre con sus prendas diarias o con su ropa de cama, donde se puede acumular bastante suciedad. No es necesario lavarlo todo a alta temperatura en la lavadora o a mano, sino que puede ser suficiente hacerlo a 30-35 grados. Eso sí, siempre debemos atender a lo que se nos indica en la etiqueta.
  • Broches para chupetes. Es la solución más eficiente para evitar que los chupetes se caigan al suelo y tengamos que empezar de nuevo el proceso de limpieza. Dr. Brown’s cuenta con su propia versión, que se adapta prácticamente a cualquier tipo de chupete y que puede ser también un buen entretenimiento al tacto para nuestros hijos. Por supuesto, su uso no significa que tengamos que obviar la limpieza en profundidad, pero al menos podemos alargar más en el tiempo las tareas de esterilización.

En definitiva, el inicio de curso para padres nos devuelve un poco a las prisas y el estrés del día a día, pero no debemos dejarnos sobrepasar por la vuelta al ritmo de vida acelerado y desatender la limpieza de los objetos del bebé. Sobre todo, cuando tenemos a nuestro alcance herramientas que nos lo ponen más fácil.

Imágenes | Dr. Brown’s, Unsplash/Kelly Sikkerma