Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

La salida de los dientes de leche es un proceso a veces duro para los bebés y muy temido por muchos padres. Aunque no está exento de mitos, lo cierto es que muchos pequeños manifiestan molestias ante la erupción de la primera dentición, mostrando un comportamiento más irritable ante el que, a veces, los padres no sabemos cómo actuar.

¿Cuándo empiezan a salir las primeras piezas? ¿Cómo podemos detectarlo los papás y mamás? ¿Qué síntomas puede presentar nuestro bebé? ¿Cómo podemos aliviar sus molestias? Son algunas de las dudas más frecuentes que suelen surgir en las familias en torno a la aparición de los primeros dientes. Vamos a tratar de resolverlas.

La erupción de las primeros dientes

Los dientes del bebé comienzan a formarse durante la gestación, en torno a la quinta o sexta semana de embarazo, por lo que la salud de la madre y sus hábitos de alimentación pueden influir en su desarrollo. De hecho, antes del parto han de haberse desarrollado tanto los dientes de leche como los definitivos, aunque no comiencen a emerger y ser visibles hasta meses después.

El primer diente de leche suele salir entre los seis y los doce meses, aunque a veces se adelantan o se retrasan, de tal manera que hacia los 3 años los niños cuentan con toda la dentadura temporal al completo. Con frecuencia emergen primero los incisivos inferiores (en el centro de la mandíbula inferior), aunque no siempre tiene por qué ser así.

Síntomas y cómo actuar

Muchos padres se percatan de la salida del primer diente al tocar la encía de su bebé o visualizar el diente que se asoma, sin ningún síntoma notable que lo haya anunciado previamente. Sin embargo, es posible que otros puedan detectar que su pequeño está más irritable de lo normal, con más babas y ansiedad por llevarse cosas a la boca. En estos casos, es posible que se perciba el enrojecimiento e hinchazón de la encía, en la zona donde va a brotar el diente.

Es posible incluso que en algunos casos la encía presente algún hematoma como consecuencia de la erupción de la pieza dental, especialmente en el caso de las muelas. Sin embargo, esto no debe suponer ningún problema en la erupción del diente.

Desterrando mitos

Una señal que erróneamente se asocia a la erupción de los primeros dientes es la del bebé llevándose las manos a la boca continuamente. Es un hábito que suele aparecer a los tres meses y que lleva a muchos padres a pensar que el bebé tiene molestias por la salida de los primeros dientes. Sin embargo, el hecho de que se introduzca constantemente los puños en la boca solo responde a la manera que el bebé tiene de explorar su entorno en esta etapa.

Otro mito bastante extendido es el de que la salida de los dientes produce fiebre en el bebé, cuando, si sucede, debe achacarse a otros motivos, como por ejemplo los virus, cuya incidencia es frecuente teniendo en cuenta que el bebé se lleva todo a la boca. De hecho, la Asociación Española de Pediatría (AEP) aconseja a los padres llevar al bebé al médico en caso de que lo noten «enfermo o decaído» en época de erupción de dientes y que «no deben restar importancia a síntomas tales como fiebre alta, malestar importante, diarrea, vómitos«, puesto que la causa será otra.

Cómo calmar sus encías

En cualquier caso, los pediatras subrayan que la erupción de los dientes en el bebé es un acto natural que, en principio, no debe tratarse médicamente ni medicalizarse. Eso sí, cuando detectamos molestias e irritabilidad en el bebé, podemos aliviarle con opciones seguras como los dedales de silicona para masajear las encías o los mordedores. Estos últimos son, sin duda, el accesorio más eficaz para calmar al pequeño, ya que están diseñados para que el bebé los maneje por sí mismo, e incluso los podemos enfriar o congelar para una mayor efectividad.

Y es que, como cuando el bebé tiene molestias por los dientes intenta calmarse con cualquier objeto que encuentra a su alcance, es importante cerciorarnos de que lo hace con objetos seguros que no implican riesgos como el de atragantamiento o intoxicación.

En este sentido, los mordedores son el accesorio ideal para ofrecer alivio al pequeño en estos periodos, especialmente si están fabricados en silicona médica sin gel en el interior. Si además están diseñador por odontopediatras, como los mordedores de Dr.Brown’s, estaremos beneficiándonos de ventajas adicionales para su desarrollo.

Tipos de mordedores para bebés

Mordedor de transición Orthees de Dr. Brown's

Por ejemplo, el mordedor de transición Orthees de Dr. Brown’s no solo consigue aliviar al bebé cuando tiene molestias en las encías, sino que favorece el desarrollo muscular de la boca, ayudando al pequeño en el desarrollo del habla y la masticación. Lo peculiar de su diseño, que se asemeja al de un chupete, permite al niño aliviar el dolor de la dentición gracias a la presión, facilitando la transición entre la lactancia materna y los sólidos.

Mordedor ergonómico Flexees de Dr. Brown's

El mordedor ergonómico Flexees de Dr. Brown’s cuenta con un diseño pensado para llegar a todas las áreas de la boca, alcanzando incluso los molares. Esto permite que el pequeño fortalezca su mandíbula mientras alivia sus molestias por la erupción de los dientes. Además, es un tipo de mordedor que el bebé podrá manejar fácilmente. En la misma línea, el mordedor Flexees Friends de Dr. Brown’s relaja y calma las encías con divertidos diseños en forma de elefante o zorro, que también permiten un fácil manejo por parte del pequeño.

Mordedor calmante Coolees de Dr. Brown's

Si optamos por aliviar con frío las molestias del bebé, el mordedor calmante Coolees de Dr. Brown’s resultará perfecto, puesto que está diseñado para mantener la baja temperatura y ofrecer así cierta analgesia al pequeño. Todo ello, sin necesidad de contener gel en su interior  (como todos los diseños de la marca), lo que permite que sean mordedores más seguros. Se trata de un modelo que además tres texturas de diferente dureza para satisfacer las necesidades de alivio durante la erupción de la dentición.

Mordedor de aprendizaje de Dr. Brown's

Para estimular al bebé también podemos optar por modelos con divertidas formas y colores como el mordedor de aprendizaje de Dr. Brown’s, que favorece el desarrollo psicomotriz, además de aliviar las molestias en las encías del pequeño. Es un diseño que consigue llegar a todas las partes de su boda para permitir al niño o niña tanto morder como explorar con su lengua las distintas texturas.

Mordedor masajeador Ridgees de Dr. Brown's

Por último, en esta amplio abanico de opciones para acompañar a los peques en la erupción de su dentadura, también encontramos el mordedor masajeador Ridgees de Dr. Brown’s , con un divertido diseño en forma de jirafa que consigue llegar a cada rincón de la boca del bebé, con la particularidad que de sus bordes firmes masajean las encías.