Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

El proceso de dentición es uno de los más importantes en el desarrollo del bebé durante la primera etapa de su vida. Suele comenzar en torno a los seis meses, aunque cada bebé es un mundo y puede iniciarse varias semanas antes o después. Con los primeros dientes de leche, llega mucho más que una simpática sonrisa: surgen igualmente molestias, inflamaciones de encías y llantos que parecen inconsolables. ¿Cómo podemos ayudar a los peques en esta fase?

Junto a los mimos de mamá y papá, los chupetes y mordedores serán unos grandes aliados. Contribuirán a aliviar las molestias del bebé, pero también (si elegimos los productos adecuados) a fomentar el correcto desarrollo de su musculatura bucal.

mordedores y chupetes bebes

Los chupetes, un recurso infalible

Como recoge la Sociedad Española de Odontopediatría, los chupetes ayudan a calmar la ansiedad y el dolor de los bebés, especialmente en su proceso de dentición, así como a apaciguar su instinto de succión, algo intrínseco al ser humano cuando nace. Su capacidad de tranquilizar al peque es tal que su nombre en inglés es pacifier: el pacificador.

Un falso mito muy extendido es que el chupete genera problemas en la alineación de los dientes y contribuye a provocar una mordida cruzada; pero, como indica esta Sociedad, se trata de un proceso reversible si el niño o niña deja de usar el chupete de forma continuada en torno a los 3 años.

Otra leyenda infundada es aquella que afirma que “es mejor que se chupen el dedo”. Nada más lejos de la realidad. Tal como indican los expertos, las tetinas y chupetes son mucho más fáciles de esterilizar. Asimismo, la superficie de los dedos es más dura, lo que eleva el riesgo de lesiones en la mucosa bucal, y la costumbre de succionar el dedo pulgar puede acarrear problemas en la alineación dental, así como una elevación excesiva de la bóveda del paladar.

mordedores y chupetes bebes

Dicho esto, ¿cómo elegir el chupete adecuado para nuestro bebé? Es importante optar por un modelo adecuado a su edad. Es por ello por lo que el catálogo de Dr. Brown’s incluye opciones para niños de entre 0 y 18 meses. Más allá de eso, debemos seleccionar chupetes que estén fabricados de una sola pieza (para evitar que una de las partes se rompa y se genere un riesgo de atragantamiento), tengan bordes redondeados, incorporen una anilla o tirador para poder quitárselos al pequeño en caso necesario, sean fáciles de limpiar y esterilizar y tengan un tamaño lo suficientemente grande en su conjunto como para que el bebé no pueda introducirlos por completo en su boquita.

Los modelos de Dr. Brown’s cumplen todos estos requisitos y, si buscamos chupetes especialmente diseñados para acompañar a los bebés en su dentición, la marca también cuenta con opciones específicas.

mordedores y chupetes bebes

Sus chupetes ortodónticos están ideados por dentistas pediátricos para promover un correcto desarrollo de la cavidad oral, y la gama PreVent (en todas sus propuestas, desde la versión Mariposa, a la de formato Clásico, pasando por el chupete Nocturno o el Animal Faces) apuesta por tetinas de silicona médica con base ultrafina para un menor impacto en la boca y en la mandíbula. Además, cuentan con un canal de aire que evita la presión en el paladar, ayudando a reducirla, junto a un bulbo hueco que mejora la colocación de la lengua e insiste también en la disminución de esa presión sobre el paladar.

Mordedores, mucho más que un juguete

De aspecto divertido y colorido, los mordedores son mucho más que un juguete. Se alzan como el gran compañero de los peques en su fase de dentición (que, a la vez, incluye varias subfases), lo acompañan y evolucionan con él o ella.

mordedores y chupetes bebes

Les permiten automasajear las encías, aliviar el dolor y calmarse, lo que redunda en una menor irritabilidad y mayor quietud. ¿Un truco para sacar el máximo partido a las posibilidades calmantes de un mordedor? Elegir uno que se pueda introducir en el congelador para ofrecérselo frío al bebé y multiplicar el efecto de alivio sobre sus encías.

Los diversos modelos del catálogo de Dr. Brown’s, diseñados con ayuda de un odontopediatra, ofrecen esa posibilidad y no llevan gel en su interior, lo que aumenta su seguridad. ¿Qué mordedor escoger en cada fase de la dentición del bebé?

Para los primeros dientes en aparecer

Un modelo como Coolees, con diferentes texturas y perfecto para la llegada de los primeros dientes de leche. Combina tres durezas y su forma le permite llegar a todas las áreas de la dentición en la boca del bebé, por lo que lo acompaña en toda su dentición.

Para los anteriores y posteriores

mordedores y chupetes bebes

El modelo de transición Orthees, que ayuda al peque en la transición entre el pecho materno y el proceso de aprender a masticar. De igual modo, promueve el desarrollo de los músculos de la lengua, ayudándole a ejercitar el habla, y gracias a un diseño específico distribuye el dolor y alivia al bebé.

Para los molares

El mordedor masajeador Ridgees no es específico para los molares, sino apto para toda la boca; pero, dada su forma, llega a esa zona más profunda de la boquita del peque: los molares posteriores. Cuenta con dos texturas, los bordes firmes que masajean las encías y las superficies suaves que mitigan la presión de los dientes que están saliendo.

mordedores y chupetes bebes

Mordedores todoterreno

Cuando la erupción de los dientes del bebé no es algo aislado, sino que se extiende por diversas zonas de la boca, podemos apostar por mordedores como los ergonómicos Flexees, este mordedor de aprendizaje con diversas piezas o los mordedores Flexees Friends, que animan al peque a explorar con la lengua y desarrollar el habla.

Al margen del consuelo que aportan a los bebés en su proceso de dentición, los mordedores como estos de Dr. Brown’s estimulan su psicomotricidad y su coordinación fina, pues los ayudan a coger pequeños objetos. Además, los estimulan a descubrir colores y texturas con sus diversas tonalidades y formas.

De la misma manera que los chupetes, estos accesorios son fáciles de esterilizar y se pueden lavar en la rejilla superior del lavavajillas para proteger la salud bucal del bebé.