Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Se acercan las fiestas más especiales del año, esas que acostumbramos a celebrar en familia, sentándonos a la mesa con quienes más queremos. Este 2020 las reuniones serán diferentes, pero las prepararemos con igual ilusión, especialmente si hay un bebé en casa… y si ya está en edad de compartir mantel con el resto de la familia.

Cabe recordar que, a partir de los seis meses aproximadamente (siempre que cumplan los requisitos fisiológicos), los niños deben iniciarse en la alimentación complementaria, añadiendo progresivamente otros alimentos a la que hasta el año ha de ser el principal de su dieta: la leche (materna o artificial, según el caso).

Por tanto, la Navidad supone una excelente oportunidad para iniciarnos en la costumbre de sentar a nuestro pequeño a la mesa e involucrarlo en esa tradición mientras el bebé amplía sabores en su paladar y desarrolla sus habilidades con la alimentación. ¿Cómo podemos hacerlo?

Adaptar el menú navideño

menu navidad bebe

Lo primero que hemos de tener en cuenta es el menú que ofreceremos al pequeño en las citas navideña señaladas: las cenas de Nochebuena y Nochevieja y las comidas de Navidad y Año Nuevo. Lo ideal para integrar al bebé por completo en la celebración es que coma «lo mismo» que los mayores, adecuando las recetas siempre a sus posibilidades.

Si se trata de un bebé alimentado mediante el método de alimentación autorregulada baby-led weaning (BLW) podremos adaptar el menú familiar navideño con mayor facilidad, presentando siempre los alimentos de la forma más adecuada para que los pueda gestionar por sí mismo de forma segura.

En este caso, podemos escoger los platos del menú familiar que mejor se puedan adaptar a la dieta actual del pequeño, teniendo en cuenta los ingredientes y alimentos que ya hemos introducido en su día a día. Así, en bebés con más práctica será viable presentar ciertos guisos, mientras que en los que acaben de empezar con la alimentación complementaria el menú se limitará a alimentos individuales presentes en las recetas que se van a degustar.

En el caso de que hablemos de bebés alimentados con triturados, las opciones serán más limitadas, pero siempre será posible jugar con purés, sopas y cremas para integrarlos en lo posible en la comida familiar.

Eso sí, tanto si hablamos de bebés que se alimenten de triturados como de aquellos iniciados en el sistema BLW, habremos de adaptar las recetas a las restricciones de su dieta. Así, hasta el año los bebés no han de tomar alimentos con sal, azúcar (ni miel), pescados grandes (mercurio), mariscos, lácteos, frutos secos, espinacas y acelgas (nitratos), así como carnes poco cocinadas.

Adaptar su espacio

menu navidad bebe

Más allá de los menús, la clave para integrar a nuestro bebé en las comidas y cenas navideñas estará en preparar adecuadamente su espacio en la mesa, adaptándolo a sus  necesidades. Por un lado, hemos de tener en cuenta que su sitio ha de estar alejado de cubiertos afilados, vasos, velas y cualquier accesorio que pueda resultar peligroso a su alcance.

Por otra parte, tanto si se trata de un bebé que da sus primeros pasos con la alimentación autorregulada, como si es uno de más edad que empieza a utilizar los cubiertos, será recomendable recurrir a ciertos accesorios que nos faciliten las tareas.

Que las manchas no sean una preocupación

Sentar a la mesa a un bebé que empieza a comer solo significa siempre lidiar con manchas y restos de comida. Es el pequeño precio que pagamos por fomentar su autonomía y favorecer su aprendizaje. Pero esto no significa que su sitio en la mesa deba convertirse en un desastre. Basta con rodearse de accesorios útiles para mantener la suciedad bajo control.

Por ejemplo, conviene colocar un recogedor de alimentos bajo la trona para que los posibles trozos de comida que caigan no lleguen a manchar el suelo o la alfombra. Adicionalmente, y sobre todo si no contamos con el accesorio anterior, conviene que el pequeño lleve un babero recogecomida que vaya almacenando los alimentos que van cayendo durante la ingesta. Y, si queremos evitar que la ropita que viste en estas ocasiones especiales se manche, lo mejor será usar un peto o babero de manga larga.

Sin derrames

Además de evitar las manchas en el suelo o en la ropa del bebé, tampoco querremos  que la comida y la bebida que le ofrecemos se desperdicie mientras el pequeño intenta comer. Así, para evitar este tipo de accidentes, lo mejor es recurrir a alguno de los vasos antiderrame de Dr. Brown’s, que permiten al pequeño tener la máxima autonomía en la mesa al beber, sin riesgo de fugas o derrames.

Tanto si hablamos de vasos de aprendizaje para sus inicios sentado a la mesa, como si optamos por vasos tipo 360º (sin boquilla) o con pajita, todos son una opción ideal para estas fechas, que nos permitirán disfrutar con nuestro pequeño y el resto de la familia en la mesa sin preocupaciones. A partir del año, incluso podemos optar por un vaso térmico que mantenga a temperatura ideal la bebida (leche, caldos, etc.).

Para evitar derrames con la comida, los platos con ventosa que se adhieren a la trona permiten una gran tranquilidad en las comidas familiares. Se fijan por succión a la superficie para evitar que el pequeño levante el plato y tire por accidente la comida.

Para comer solito

Una de las mejores experiencias que puede vivir nuestro bebé en la mesa en Navidad es la de gestionar la comida por sí mismo. Para ello, conviene poner a su alcance los accesorios necesarios para que practique y se sienta como uno más en las comidas y cenas familiares.

Las cucharas para bebé son, en este sentido, una buena idea para que el pequeño practique con todo tipo de comidas (no solo purés), imitando en la mesa a los mayores. Lo ideal es escoger aquellas que estén diseñadas para un fácil agarre por parte del bebé y que cuenten con un tamaño adecuado para su pequeña boca, como las de Dr. Brown’s. Ante todo, debemos recordar que, en los primeros meses, el fin es sobre todo educativo y no tanto nutricional.

Para los bebés más pequeños que comienzan a experimentar con los sólidos, una buena herramienta puede ser el alimentador antiahogo de Dr. Brown’s. Permite ofrecer al bebé trozos de alimentos frescos con toda seguridad, por lo que puede ser un accesorio muy útil en las grandes citas navideñas en torno a la mesa, ya que dará una gran tranquilidad a los padres mientras el pequeño saborea trozos de comida.

Si comemos fuera de casa

En caso de que alguna de las celebraciones más señaladas de estas fiestas se celebre fuera de casa y tengamos que desplazarnos con el bebé, también será necesario contar con los accesorios adecuados para que se sienta como en casa y no le falte de nada.

Si decidimos llevarle alguna comida preparada de casa, lo mejor será hacer uso de una bolsa térmica, que permite mantener la temperatura tanto de biberones como de otros preparados para el bebé.

Para las tomas de biberón que vayamos a dar al bebé fuera de casa resultará muy útil contar con un dispensador de leche en polvo, además de la bolsa térmica mencionada antes, en caso de que prefiramos llevarlos ya preparados.

Higiene fuera de casa

Por último, las bolsas de esterilización para microondas de Dr. Brown’s nos ayudarán a mantener la máxima higiene de los accesorios del bebé si tenemos que salir de nuestro hogar. Y es que este cómodo sistema nos permite esterilizar rápidamente chupetes, biberones, tetinas y otros muchos accesorios de pequeño tamaño mientras estamos fuera.

Solo con accesorios como estos podremos disfrutar con comodidad, higiene y seguridad junto a nuestro bebé durante las comidas y cenas familiares de esta Navidad, estemos donde estemos. Porque este año, más que nunca, estamos deseando celebrar las fiestas con toda tranquilidad.

Imágenes | Unsplash / Fezbot2000 y Pixabay / StockSnap